top of page

Campeón y subcampeón de la desvergüenza absoluta


Una cosa es ser muy pero muy felón y otra, un soberano desvergonzado. Imagen: Conmongt, Pixabay

Jair Bolsonaro, es peor que Nicolás Maduro” ¡Tamaño insulto!


No pudo esperarse reacción diferente del ultrajado: “Más Maduro serás tú, dos veces, Lula Da Silva ¡Y la tuya!”.


La RoboLución es una acure mamá, en el paritorio de infortunios y malas nuevas.

Días atrás, fue publicado el "Informe Hanke 2023" y ahí lo tienen: Otra vez, el desgobierno forajido que usurpa Miraflores disputa, cabeza a cabeza el dudoso honor de ser el mayor causante de la hecatombe nacional jamás sabida.


Antes, Transparencia Internacional ya había registrado similar final de fotografía pero en lo que se refiere a la corrupción y a los jefes de Estado rateros.


En cuanto a la represión, violaciones de DD. HH.; a obligar a sus nacionales a huir en volandas, a través del “Tapón de Darién” o por cualquier otra vía de escape; en cuanto a las tasas nacionales de embarazo infantil; a las reapariciones de enfermedades que se tenían por erradicadas; a enriquecerse a cambio de la depredación del medio ambiente; en cuanato al narcoterrorismo; a los tantos por miles de inflación anual, desnutrición, desempleo o empleo informal, de envilecimiento del salario de los trabajadores, no hace falta ser muy homo sapiens para suponer cuáles gobiernos de expaíses, ocupan y ocuparán, en las próximas décadas, los peores escalafones en los libros negros que hacen tal tipo de valoraciones.


Sin embargo, una cosa es ser muy pero muy felón y otra, un soberano, totalmente, desvergonzado.


Hasta la publicación de la presente crónica (junio 01 2023) , nadie había elaborado una medición, seria, concienzuda, con rigorismo científico sobre quién o quiénes son los desgobernantes más sinvergüenzones o cara ´e tabla, en miles y miles de kilómetros a la redonda.


Tiene la palabra el lector:


Si ustedes, respetables señoras y señores, saben de alguno que repte por ahí, que haya ofrecido exportar energía eléctrica a Brasil, pese a que entre sus muchos “logros”, se cuenta el de condenar a sus desgobernados a la oscuridad por los recurrentes apagones, cortes, suspensiones del servicio, bolichicos, iguanas, estallidos de generadores, derivados de su ineptitud, indiferencia y de los sobornos que ha recibido; si ustedes, respetables lectoras, respetables lectores tienen noticias de otro desgobernante, que haya participado, manos en la masa, en comandita con Odebrecht en el saqueo de varios países del Mundo, Venezuela, entre muchos; que haya traficado influencias, miti-miti, con su compinche, Hugo Chávez, verbi gratia, para que este último le pagase al señor Botin (q.e.p.d.) alrededor de USD mil millones, como indemnización por la expropiación del Banco de Santander de Venezuela.


Si ese traficante, es el mismísimo que incurrió en la desmesura de comparar a su adversario más enconado con Nicolás Maduro, para venirnos después, en específico el pasado lunes 29 de mayo, con el cuento chino o brasileño -vaya a saber el negociado que se traen entre manos- que el último de los mentados, es una “víctima (y además inocente) de la narrativa de sus adversarios políticos”, ahí los tienen: Campeón y subcampeón mundiales, en el orden o desorden de la orgía de corrupción y sinvergüenzura absoluta.


Y que nadie nos venga con que la política es así, porque aun las prostitutas más redomadas, -esas, sí son víctimas- conservan, lo menos, un toquecito de pudor.


Omar Estacio Z.

Entradas relacionadas

Ver todo

El Conde

bottom of page